Escuela de Vida
Buscador de cursos

Más opciones de búsqueda

Macrobiótica

Acceder a mi cuenta

¿Has olvidado la contraseña?

Registrarse

Suscribirse al boletín

Macrobiótica

¿CÓMO SOBREVIVIR A LAS NAVIDADES Y ADEMÁS DISFRUTARLAS?

Fecha: 23/12/2016

¿CÓMO SOBREVIVIR A LAS NAVIDADES Y ADEMÁS DISFRUTARLAS?

 

El otro día hablaba con dos personas:

Una de ellas estaba desenado que llegara la Navidad, para reconectar con esa magia que recordaba de la infancia. Pasear por las calles iluminadas, sentir la alegría que se respira en el ambiente….

Sin embargo la otra, por esos mismos motivos, no quería saber nada de la navidad. “La Navidad para mí se acabó cuando mis hijos crecieron. Ya no es un tiempo de felicidad, lo único que hace es recordarme que ya no estamos todos. Estoy deseando que pasen”

 

Estas dos opiniones tan distintas, me hicieron pensar.

Y para ser honesta, encontré ambas dentro de mí.

Esa parte que no puede evitar sonreír al ver las lucecitas parpadeando y que está deseando dejar que la magia vuelva a reinar.

Y esa otra “realista” a la que se le llenan los ojos de lágrimas cuando recuerda las navidades de la infancia, con la casa llena de ilusión y de familiares que ahora ya sólo puedes abrazar en tu corazón!

 

En una casa con niños, las navidades se viven de una forma muy distinta.

Ellos inevitablemente nos contagian con su inocencia y dejan que la Magia vuelva.

Mientras que el Adulto, con su autoindulgencia y exigencia al mismo tiempo (cosa que nos asegurará un 100% de frustración) es incapaz de salir del círculo de victimismo y procastinación y dejarse disfrutar.

Quizás porque lo quiere seguir viviendo como si fuera un niño???

Lamento informar que esa maravillosa etapa terminó, y ahora nos toca vivir la vida desde otra perspectiva, para mi gusto mucho más exigente, pero a la vez mucho más productiva y satisfactoria.

 

La Infancia tiene muchas ventajas, eso no lo vamos a negar, pero sin duda, la mayor de la edad adulta es la capacidad de ser CONSCIENTES. Sabemos lo que se CELEBRA realmente en estos días?

 

Lo que yo celebro en estas fechas, es algo que va mucho más allá de lo social o religioso. Si menospreciar estas razones, importantes sin duda para muchas personas. Lo bueno que tiene vivir desde la Unidad, es que se es capaz de comprender y respetar todo y a cada persona, viva desde dónde viva su momento y su realidad.

 

Vemos en muchas y distintas tradiciones espirituales pre-cristianas, que esta época del año es especial. Es una época en la que la naturaleza parece “muerta”, o mejor dicho “dormida”,  todas las hojas han caído, es el momento de mayor oscuridad antes de que la luz regrese tras el solsticio de Invierno.

Y de ese momento de máxima oscuridad, aparece de nuevo la primera chispa. La vida que espera bajo la tierra el momento de RE-NACER. 

 

 Estos días son un tiempo de espera atenta, en los que naturalmente hacemos un balance, observamos nuestra vida y el rumbo que le hemos dado, cerramos un ciclo, porque toca abrir uno nuevo. Y celebramos con esperanza el “renacimiento”, nuestro propio renacimiento, confiando en que después de la fase de mayor oscuridad renacerá la vida que duerme bajo la tierra. Y seremos capaces de re-orientarnos hacia nuestros sueños.

Así comenzamos el nuevo ciclo acompañados de una larga lista de buenos propósitos.

 

Y por eso en casi todos los hogares , sin saber muy bien el simbolismo ni el por qué, colocamos el Árbol de Navidad.

Un pino, o abeto, especie de hoja perenne, que simboliza esa parte de nosotros que es eterna, que resuena con el Universo entero, que siempre ha sido y siempre será.

Con unas firmes raíces en la Tierra, que nos permiten crecer y crecer, cada vez más alto, en busca de nuestro sueños, simbolizados por esa gran estrella en su vértice.  En la búsqueda de nuestra verdadera identidad, de naturaleza “Real”, como representamos con la estrella dorada o plateada.

Y adornado con lucecitas parpadeantes, bolas, guirnaldas, figuritas…. Luces y sombras que nos acompañan, nos ayudan o nos van retando a dar el siguiente paso del camino.

 

Es un momento en el que la propia Naturaleza incrementa su energía, para “arrancar” el nuevo ciclo.

Por desgracia, al no ser conscientes del verdadero proceso espiritual, que estamos viviendo, solemos invertir ese extra de energía, en cosas superficiales, compras, salidas con amigos, comilonas….

Si darnos cuenta de que estos hábitos, no hacen sino aumentar esa sensación de “vacío” y fracaso que nos acompaña en estos días. Que nos hace sentir mal e insatisfechos con la vida. Cayendo en el error de volcar toda la responsabilidad fuera de nosotros, como de costumbre…

 

Te propongo que estas navidades, las vivas desde tu corazón.

Célebralas con la Familia, no mirando lo que os separa, sino lo que os une, desde ese honrar al pasado y a tus ancestros, que te han traído hasta lo que hoy eres, sin eludir el privilegio de que eres tú quien está creando tu vida.

Tómate un tiempo, en esas “noches oscuras del alma”, para honestamente, valorar el rumbo de tu vida, y trazar un plan para re-orientarlo hacia tus Sueños. Hacia esa estrella que brilla en lo alto de tu Árbol de Navidad!

Tómate un tiempo en el Silencio, para re-encontrarte contigo mismo.

Encuentra el Propósito de Tu Vida, y ponlo al servicio de los demás.

Tómate un tiempo para Agradecer y Valorar lo que tienes.

Y tómate un tiempo para retomar algo de aquella Magia y de aquel niño que fuiste  y que creía en los milagros, Hagámoslo!

Volvamos a creer en los milagros!

Volvamos a sentir esa plena confianza en la vida que teníamos de niños, la total seguridad de que tendremos siempre todo lo que necesitemos, Tal confianza que ni siquiera pensábamos en ello!

Volvamos a sentir que lo que tu corazón anhela, se puede manifestar en tu vida, sólo has de identificarlo e ir a por ello!

 

 

Y desde un punto de vista más prosaico, pero no menos importante, te dejo aquí algunos “tips” que estoy segura tu aparato digestivo y tu Salud van a agradecer.

 

-  Procura comer siempre sentado y despacio. Sea lo que sea, si lo masticas bien, será más fácil su digestión.

-  Procura dejar al menos 2-3h entre la cena y el irte a la cama, cenas copiosas y pesadas, van a necesitar de más tiempo de digestión.

-  Camina al menos 30 min al día, si es después de la comida o la cena, mejor! Disfrutando del aire fresco y con agradecimiento a la vida.

-  Procura controlar el consumo de harinas refinadas, azúcares refinados, lácteos y proteína animal.

-  Para ayudar al cuerpo con los excesos, procura incluir a diario

 

          -- Verduras verdes ligeramente cocinadas

          -- Germinados y pickles

          -- Sopa de Muggi Miso con Shitake, Nabo Daikon y Puerro

          -- Infusión de Te Kukicha, Canela y Jengibre

          -- Si consumes algo de proteína animal, acompañarla siempre de una buena ensalada de rúcula, berros,

              endivias, escarola… ingredientes de sabor amargo.

 

 

 

 ** Remedio simple para el Empacho:

Ume-Bancha

½ Ciruela Umeboshi

1 cucharadita de café de shoyu ó  tamari

1 taza de Te bancha

Unas gotas de jengibre (opcional)

 

Poner en un vaso la ciruela y la cucharada de tamari, y añadir el té caliente encima

 

 

 

** Remedio simple para la Acidez:

Kuzú-Bancha

1 cucharada de postre de kuzú

1 taza de Te bancha

 

Disolvemos el kuzú en líquido frío

Lo ponemos a calentar sin que hierva unos 5 min, hasta que el kuzú blanco se vuelva transparente.

 

 

 

** Y si me he pasado con los dulces y con el alcochol????:

Ume-Sho-Kuzu

1 taza de te bancha o de agua

1 cucharada de postre de kuzú

½ ciruela umeboshi

Gotitas de shoyu

 

Disolvemos el kuzú en líquido frío

Disovemos también la ciruela umeboshi.

Lo ponemos a calentar sin que hierva unos 5 min, hasta que el kuzú blanco se vuelva transparente.

Añadimos unas gotas de shoyu

 

 

 

María Gómez Casal

Consultora y Profesora Macrobiótica

Co-Directora de Escuela de Vida

www.escueladevida.es


Fotografía - ¿CÓMO SOBREVIVIR A LAS NAVIDADES Y ADEMÁS DISFRUTARLAS?

 

Documentos adicionales

 

 

 

 

 

« Volver