Escuela de Vida
Buscador de cursos

Más opciones de búsqueda

Macrobiótica

Acceder a mi cuenta

¿Has olvidado la contraseña?

Registrarse

Suscribirse al boletín

Macrobiótica

La Macrobiótica Moderna y el Corazón

Fecha: 01/09/2009

 

LA MACROBIÓTICA MODERNA Y EL CORAZÓN.

 

 

"La sangre no puede sino fluir constantemente como las corrientes de un río, o el sol y la luna en sus órbitas"

Esta es una observación apuntada por antiguos sabios chinos en el clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo.

En tiempos más modernos, al inicio de la revolución industrial, William Harvey decía: "El corazón es el fundamento de la vida, la verdadera fuente de todas las acciones"

En los Vedas de la antigua India se describe el corazón como "un loto con siete portales"

Y Dante lo comparaba con una Rosa

 

En los textos médico modernos no encontraremos, por supuesto, esta fantasía natural para hablarnos del corazón. En general se le describe como una bomba hidráulica con cuarto cámaras, explicando sus relaciones con el resto del cuerpo. Y es que la anatomía moderna ha sacado gran parte de sus conocimientos de las autopsias, más que de organismos vivos y así ha medido el tamaño y el lugar que ocupa el corazón, más que su dinámica global en su relación recíproca con el resto de los órganos y con el universo.

 

La relación del corazón con el funcionamiento físico es bien conocida por todos. Su función emocional y espiritual mucho menos, aunque sí sabemos que es el órgano asociado al Amor.

Pero ¿Cuál es la razón? La respuesta es sencilla.

El  Corazón en el ser humano está situado en el centro del cuerpo, es el puente de enlace entre el Cielo y la Tierra, energías que se hacen así carne y hueso. Está más bien en el lado izquierdo y esto indica una mayor influencia dominada por la fuerza celeste y espiritual. Constituye un canal básico para el desarrollo del discernimiento, la fuerza, la perseverancia... es la puerta de la mente (dicen los Taoístas). Sin embargo su propio latido se inicia en su aurícula derecha. Este otro canal gobierna la sabiduría, intuición, devoción, la apertura, el respeto. Así una vez más, podemos percibir como la Naturaleza nos da un ejemplo vivo que integra las fuerzas antagónicas y complementarias del Yin y el Yang.

 

Todo y cada cosa está eternamente cambiando de acuerdo con el infinito orden que gobierna el Universo. Al observar todos los fenómenos, los cielos naturales, nuestros pensamientos, nuestra actividad del día a día, vemos que todo está en movimiento.

Los electrones giran alrededor del núcleo del átomo. La Tierra gira sobre su eje y al mismo tiempo alrededor del Sol. El Sistema solar alrededor de la galaxia y las galaxias alrededor de algún punto o espacio que desconocemos, mientras el Universo continúa girando y expandiéndose. Los similares se repelen entre si para evitar el desequilibrio y los opuestos se atraen para lograr equilibrarse.

 

En Oriente estas dos tendencias universales interrelacionadas que gobiernan todos los fenómenos se conocen como Yin y Yang.

En la Tierra, se experimenta el Yang  como la energía centrípeta y contractiva que proviene del sol, los planetas, estrellas, galaxias y del espacio cósmico. Las culturas antiguas la llamaban "Fuerza del Cielo". Nuestra ciencia moderna la llama Gravedad.

Al mismo Tiempo, la Tierra genera una fuerza opuesta, centrífuga, Yin, producida por la rotación sobre su propio eje. Esta energía ascendente que sale desde el núcleo del planeta era conocida como "Fuerza de la Tierra". La relación entre estas dos fuerzas crea toodas las manifestaciones sobre nuestro planeta y a través de todo el universo, según la mayor parte de la cosmovisiones de todos los tiempos y todas las culturas.

 

La fuerza Yang es responsable de crear contracción, densidad, pesadez, alta temperatura y mayor velocidad. La fuerza Yin crea expansión, difusión, dispersión, temperatura baja y lentitud. Como fuerzas en constante movimiento, al llegar a su extremo cada fuerza cambia en su opuesto. Por esta razón la temperatura elevada al máximo produce lo contrario: expansión y la temperatura muy baja. Contracción.

 

El latido del corazón es una de las expresiones más hermosas de la naturaleza del Yin y del Yang, expandiéndose y contrayéndose más de 100.000 veces por días. Este latido cardiaco en un modelo perfecto de las leyes universales de transformación; la sangre fluye dentro y fuera del corazón, las válvulas se abren y se cierran y permiten que el río de la sangre que nutre la vida fluya entre el corazón y el resto del cuerpo incansablemente.

Nuestra salud y nuestro juicio dependen de esta función, el Yin y el Yang en armonía permiten que la nutrición y el oxígeno lleguen a todas las células del cuerpo, incluyendo las del cerebro.

Si fallaran estas 2 funciones de la energía original, las células degenerarían, perderíamos nuestra vitalidad física, la claridad mental y moriríamos.

 

La enfermedad cardiaca abarca más de 100 enfermedades reconocidas, e igual que con cualquier otra enfermedad que pueda afectar a cualquier otro órgano o aparato, su origen común desde un punto de vista energético se puede clasificar en 3 categorías principalmente:

  1. Causadas por exceso de Yin
  2. Causadas por exceso de Yang
  3. Causadas por un conjunto de factores que incluyen exceso de Yin y de Yang.

 

Las cualidades Yin comprenden la dilatación, hinchazón, inflamación, ensanchamiento y expansión.

Las cualidades Yang, contracción, estrechamiento, tensión, bloqueo y endurecimiento.

 

Siguiendo este simple esquema, es fácil comprender que si se produce dilatación e hinchazón cardiaca o de vasos sanguíneos, es consecuencia de un exceso de Yin, mientras que los síntomas que muestran una contracción cardiaca o de vasos son básicamente por un exceso de Yang.

 

Si aplicamos esto al flujo sanguíneo, una sangre muy diluida o una hemorragia son síntomas Yin, mientras un espesamiento o la coagulación son más Yang.

La Hipertensión en un ejemplo típico de una condición causada por exceso de ambos, Yin y Yang. En general los vasos sanguíneos están contraídos y estrechados - muy Yang - mientras el corazón está hinchado y agrandado - muy Yin-

Una Miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco, nos muestra una condición muy Yin.

Mientras que la oclusión coronaria que impide el flujo de la sangre hacia el corazón, se debe a una condición muy Yang.

De esta forma, cualquier dolencia cardiaca puede se clasificada desde un enfoque energético.

 

El Yin y el Yang interactúan constantemente gobernando todos los fenómenos y naturalmente también forman parte de la dinámica de nuestros alimentos. No podemos considerar únicamente los nutrientes en la comida, ésta abarca muchas cosas más,  y una que consideramos clave para la salud-enfermedad en la Macrobiótica, es precisamente este efecto Yin-Yang que nos aporta.

 

Por ejemplo:

  • Un corazón expandido - condición muy yin- se puede producir por consumir exceso de líquidos, en especial alcohol, refrescos, jugos de frutas, leche, café y otros estimulantes. Por comer demasiada fruta (si es tropical, peor), azúcar, productos refinados.... Alimentos excesivamente Yin.
  • Un corazón contraído - condición muy Yang- puede ser el resultado de consumir alimentos con gran cantidad de grasa saturada, carnes, aves de corral, huevos, mariscos, quesos, sal, ahumados, salazones... Alimentos excesivamente Yang

 

Actualmente, en la dieta moderna, se aprecia un consumo excesivo de alimentos y bebidas desequilibradas en Yin-Yang.

La arterioesclerosis es un ejemplo perfecto de ello: es un endurecimiento, engrosamiento y estrechamiento de las arterias, su  principal causa es el consumo excesivo de carnes, huevos, aves de corral, quesos, sal y otros alimentos muy contractivos.

Por otro lado, la acumulación de depósitos dentro de las arterias es un proceso muy yin, expansivo, alimentado por azúcares, exceso de bebidas industriales, frutas tropicales, lácteos blandos, aceites, alcohol, bollería...Es fácil así, darnos cuenta de que la forma de alimentaros es crucial para nosotros y tiene mucho más alcance que suplirnos de los nutrientes necesarios.

¿Se pude uno figurar lo que sucede a alguien que padece de una miocarditis - condición muy Yin- cuando creyendo hacer "los más saludable" come montones de frutas, zumos y lácteos?

 

El enfoque de la dieta Macrobiótica ha sido practicado en toda la historia por todas las culturas principales. Actualmente, está a veces siendo mal interpretada debido a una falta de información y comprensión mínima de sus raíces, que incluyen tanto el aspecto de los nutrientes como el aspecto energético con el que se han llegado a ver resultados, a veces, aparentemente "milagrosos".

 

Si la comparamos con los hábitos dietéticos modernos, vemos que tiene:

  1. Más carbohidratos complejos y menos azúcares simples.
  2. Más proteína vegetal y menos proteína animal.
  3. Menos consumo de grasas y de mejor calidad.
  4. Más equilibrio entre diferentes vitaminas, minerales y otros nutrientes.
  5. Más alimentos cultivados orgánicamente y de forma natural y biológica.
  6. Menos alimentos artificiales, procesados y refinados.
  7. Más consumo de alimentos ricos en fibra natural y menos desvitalizados.
  8.  

Todo esto constituye una "buena nutrición" en un sentido amplio y además enseña cómo la forma de comer según el Yin y el Yang debe ajustarse a la condición de cada persona.

Es, en este enfoque de la Macrobiótica, donde podemos volver a plantearnos esa frase tan antigua como sabia de que la comida debería ser nuestra medicina y nuestra única medicina, nuestra comida.

 

 

Mª Rosa Casal

Directora de Escuela de Vida


Fotografía - La Macrobiótica Moderna y el Corazón

 

 

 

 

 

« Volver