Escuela de Vida
Buscador de cursos

Más opciones de búsqueda

Noticia

Acceder a mi cuenta

¿Has olvidado la contraseña?

Registrarse

Suscribirse al boletín

Macrobiótica

Las Algas Marinas

Fecha: 01/06/2010

Ante cierto debate surgido alrededor de las algas y si su uso es apropiado o no, algunos profesionales los cuales trabajamos promoviendo una alimentación sana y natural queríamos aportar nuestra opinión.

 

Todo surge a raíz de un estudio realizado presuntamente por la Universidad de Barcelona a algas de Japón, Bretaña y Galicia él cual afirma que algas como hiziki, wakame, kombu y nori contienen metales pesados como plomo, níquel y cadmio por encima de lo estimable aceptado por el organismo humano.

 

Curiosamente este mismo año las algas de Algamar han sido reconocidas como biológicas y obtenido un sello que lo corrobora tras pasar todos los controles de calidad por la Universidad Compútense de Compostela. En dicho estudio nos informan de la ausencia total de plomo y un bajo contenido de otros metales pesados nunca superiores de lo admitido aceptable. En cualquier caso oliogoelementos como el hierro, cinc, níquel, selenio, cromo y arsénico son indispensables para la salud y esenciales en las funciones orgánicas, Se pueden convertir en metales pesados cuando se acumulan en exceso.

 

Las algas se han utilizado desde tiempos inmemorables en muchos pueblos. Desde la China a Japón, Bretaña, Hawai, Chile, etc. y en todos estos lugares estos vegetales terrestres han sido alimentos imprescindibles para no solo alimentarse sino también para conseguir hazañas como recorrer desiertos, cruzar mares, sumergirse en aguas heladas y muy profundas y a la vez hacer sucumbir de placer al más exquisito paladar. Los vegetales marinos a diferencia de los terrestres no encuentran ninguna variedad tóxica y su aporte de minerales, oligoelementos y otros nutrientes esta muy por encima. Estudios realizados a pueblos que utilizan a diario este alimento demuestran que son más longevos, tienen una inmejorable salud, huesos, uñas y cabello más fuerte y raramente hemorragia cerebral o hipertensión arterial entre otros beneficios.

 

No descartamos que algunas algas por el lugar donde crezcan podrían estar contaminadas. También ocurre lo mismo con las verduras terrestres y eso no nos hace pensar que todas las verduras son tóxicas. Evidentemente deberemos adquirir nuestras algas a proveedores que nos den la garantía de su cultivo o recogida en aguas limpias y libres de contaminantes. A diferencia de los peces es fácil controlar si un alga reúne las condiciones de calidad porque permanecen fijas al sustrato y por lo tanto facilitan su estudio. No obstante la regla general es que las algas no puedan crecer en aguas contaminadas.

 

Según Clemente del Algamar: "Los océanos ocupan la mayor parte del
Planeta. Es un medio inmenso y en continuo movimiento de renovación de aguas. Algo que se nota especialmente en Galicia, una costa en cuña que se adentra en el Océano. Los biólogos marinos han comparado la frondosidad y la
biodiversidad que aquí existe con la de las selvas tropicales. Es demasiado grande y está demasiado vivo. Ha demostrado muchas veces que su poder de regeneración es extraordinario y único
".

Esto demuestra que tenemos mucha suerte de poder abastecernos de algas cultivadas en la Península Ibérica y por lo tanto ya no es necesario importarlas de Japón.

El alga hiziki sería la más dudosa en cuanto a su pureza ya que puede contener una cantidad mayor de metales pesados y arsénico. Una buena elección sería utilizar más alga espagueti de mar y ocasionalmente alga hiziki.

 

La cantidad recomendada diaria de alga seca es de 5 g. Un exceso de algas puede derivar en ciertos problemas de salud como acumulación excesiva de minerales y oligoelementos, dolor de riñones o en la parte inferior de la  espalda, retención de líquidos, tensión muscular, síndrome premenstrual, excesivo apetito y deseo por dulce.

 

Aprovechamos para recordar algunos de los beneficios del uso de algas en la alimentación diaria:

- Contienen entre 10 y 20 veces más minerales que las terrestres y muchas vitaminas.

- Pueden contener más de 25% minerales que la leche. Prácticamente sin calorías, cero en grasas.

- Ayudan a disolver grasas y depósitos de mucosidades. Reduce la obesidad.

- Refuerzan y tonifican el sistema nervioso y el circulatorio.

- Fortalecen los huesos, dientes, cabellos y uñas. Ayuda a prevenir la osteoporosis.

- Ayudan a cocinar las legumbres y hacerlas más digestivas.

- Alcalinizan la sangre y activan las defensas

- Tienen capacidad de expulsar del cuerpo metales pesados, radioactivos y tóxicos. Reducen el efecto de la quimioterapia
 

Las algas son y siguen siendo un alimento excepcional e imprescindible en la dieta de aquellas personas que han escogido alimentarse de manera natural. Desde aquí os animamos a seguir utilizándolas y a situarlas en el lugar que se merecen en vuestra dieta diaria.

 

 

Tina Asensio - http://macrotina.blogspot.com 

(Profesora de macrobiótica y cocinera bio-energética)

 

Egoitz Garro Hernaiz  - http://egoitzgarro@yahoo.es

(Profesor y consultor macrobiótico)

 

Francisco Varatojo - www.e-macrobiotica.com

(Profesor y consultor macrobiótico)

 

Mª Rosa Casal - www.escueladevida.es

(Profesora y consultora macrobiótica)

 

María Gómez Casal - www.escueladevida.es

(Profesora y cocinera macrobiótica)

 


Fotografía - Las Algas Marinas

 

 

 

 

 

« Volver