Escuela de Vida
Buscador de cursos

Más opciones de búsqueda

Terapias

Acceder a mi cuenta

¿Has olvidado la contraseña?

Registrarse

Suscribirse al boletín

Terapias

La Técnica Metamórfica

Fecha: 22/02/2012

LA TÉCNICA METAMÓRFICA. UN VIAJE A TRAVÉS DE LA LUZ

 

 

La Vida prenatal ha representado para nosotros el inicio de un largo viaje a través de la luz que nos ha permitido aterrizar en la materia, nada más y nada menos, que en la condición humana.

 

Este larguísimo viaje atraviesa, según la Teoría de la Recapitulación, aproximadamente 2800 millones de años, que es el tiempo que el planeta Tierra, nuestra Madre, tarda en gestar la vida en su estado más primario, en las profundidades de su vientre: el mar.

 

Cada día de embarazo equivale según esta visión, a 10 millones de años de evolución en el planeta Tierra. Esta es la razón por la que desde tiempos antiguos y de la mano de culturas donde una profunda sabiduría fue desarrollada se cuidaba tan especialmente este periodo anterior al nacimiento.

Por supuesto todo lo que acontece en estos 9 meses tiene una enorme influencia en la criatura que se está formando dentro del vientre de su madre.

 

Sobre esas memorias pre-natales trabajamos con la Técnica Metamórfica, que al principio Robert St. John llamó Terapia Prenatal, más tarde comprendió que no era una "Terapia" y que producía un proceso de transformación muy profunda. Efectivamente no es una terapia, pero tampoco es una "Técnica", más bien es un "Arte". El Arte de saber como tocando ciertos puntos en los pies, las manos y la cabeza, podemos ayudar al receptor a conectar con esas memorias inconscientes y a liberarlas.

 

Durante el periodo de la gestación hay 3 grandes momentos que podríamos decir que marcan al ser humano que está de camino.

 

El Primero, como ya podemos imaginar es La Concepción, que representa la primera piedra de "esa Casa" que la Vida está empezando a construir y que somos todos y cada uno de nosotros. Una casa muy especial donde La Vida que somos con su gran sabiduría nos habita con cada latido del corazón y con cada respiración nos acompaña desde el primer momento hasta el final de nuestros días en esta dimensión.

La Concepción

Es el momento clave donde entramos verdaderamente en esta dimensión a través del padre y de la madre. Cómo vive la pareja su unión, la relación que han ido construyendo con la calidad del Amor que sienten y el "espacio" que han hecho en sus vidas para la nueva criatura, son el fundamento más importante en el inicio de este viaje.

Seguramente condiciona el resto, en el antiguo Taoísmo se cuidaba y preparaba la pareja de una manera exquisita para este momento. Somos repetidores y la forma en que nuestros padres nos han concebido, establece una clave en la conciencia, desde la que somos capaces de concebirlo todo, a nosotros mismos, el mundo que nos rodea y las situaciones que la Vida nos trae para experimentar.

Este momento también representa lo heredado de nuestros antepasados, sus habilidades, sus capacidades y ¡cómo no! sus sombras y conflictos sin resolver. ¿seremos suficientemente hábiles y tendremos suficientes recursos para cerrar esos ciclos que ellos no pudieron?

 

El Segundo gran momento va ligado a las Primeras Semanas de gestación.

Es el periodo en que la conciencia se "fabrica" un cuerpo humano que le permita pasar a la siguiente dimensión, viene de la oscuridad, del agua en el vientre de la madre, de lo inconsciente. Ypara ver la Luz - la autoconsciencia - necesita un cuerpo físico.

En estas primeras semanas, la estructura física queda completada, a falta de madurar y crecer, pero terminada. Es muy importante durante este tiempo lo que la pareja y especialmente la madre siente hacia su hijo, ella es el puente que el nuevo ser utiliza para venir de la "Otra orilla" a esta. Cómo la pareja vive "ese milagro" dela vida y como la madre lo siente y lo vive dentro de ella, su relación con la maternidad, desarrolla un vínculo que es vital para el embrión. Las antiguas mujeres taoístas "sabían" que el mejor regalo que podían hacerle a su hijo, era sentirse felices y afortunadas. Es la mejor noticia que una madre puede darle a su hijo sobre este mundo al que se dirige, es una noticia amorosa que se graba como memoria celular en el bebé y le acompaña toda su existencia ayudándolo a sentirse "amado" por la Vida.

Estas primeras semanas también tienes gran peso en lo psicoemocional, puesto que es el periodo en el que el embrión se compromete en firme con esta dimensión, experiencias negativas o traumáticas durante estas semanas, pueden interferir en el desarrollo de la estructura física o incluso interrumpir el embarazo.

 

Y el Tercer momento es el Nacimiento. Que es la culminación del viaje desde la dimensión del Agua a la dimensión de la Luz. El nacimiento es el aterrizaje de todo el proyecto de Vida que somos aquí y nos marca. No sólo hay que hablar en este momento tan decisivo de Nacimiento, también de Muerte.

El proceso de la transformación se activa de una manera extraordinaria y sabemos que la transformación en cualquier nivel que se dé, necesita de la muerte, algo muere, para que lo nuevo puede vivir. De igual forma el feto muere a la vida en el Agua y sólo así puede  nacer a la Vida en la Luz.

Esta experiencia es para el bebé más fuerte aún que para su madre y se grabarán en su memoria inconsciente acompañando todos los procesos de cambio a lo largo de la vida.

Aquí llegamos a un punto muy a tener presente. La Vida es Cambio y el Cambio es lo único que no cambiará mientras permanezcamos en esta dimensión.

Todo lo que este nuevo ser, en camino hacia la vida, ha grabado durante su vida prenatal, se concentra y resumen en el momento de nacer y condiciona millones de detalles que darán como resultado un parto normal o un parto complicado, y eso significará más o menos facilidad para aceptar y vivir los cambios que incesantemente la vida nos traerá.

 

Nuestra capacidad de adaptación a todo lo que nos rodea y nos toca vivir determina en qué medida somos sanos y podemos ser felices.

Por esta razón deberíamos estar profundamente interesados en tomar conciencia de la importancia que tiene la vida prenatal para nosotros.

 

La Técnica Metamórfica para mí, que la descubrí hace ya más de 25 años, supone una gran ayuda para darnos cuenta de las muchas cosas que podemos cambiar para mejorar las cosas y acercarnos un poco más a esa decisión de darles un mundo mejor a nuestros hijos, para ello hemos de proporcionarles las mejore herramientas y más recursos; algunos de ellos ya comienzan a formarse dentro del vientre materno.

Otra de las posibilidades que a mí siempre me ha cautivado es su ayuda para conectar con las memorias que no fueron tan buenas y a liberarlas, aumentando así el desarrollo del potencial que pudo quedar limitado o secuestrado durante ese periodo o incluso en el momento de nacer.

Actualmente vemos que los cambios, cada vez son más y más rápidos, y disponer ahora de toda nuestra capacidad de transformación para sacar el mayor provecho de ellos, sería sin duda, una buena aportación para lograr ese mundo mejor, que sólo nuestros hijos, con nuestra ayuda, podrán conseguir.

Merece la pena sentirnos agradecidos a la Vida, porque al mismo tiempo que nos pone las dificultades, nos ofrece la posibilidad de aprovecharlas para acabar siendo mejores personas.

 

 

 

 

Mª Rosa Casal

Introductora de La Técnica Metamórfica en España

Naturópata y Consultora Macrobiótica

Directora de Escuela de Vida

www.escueladevida.es


Fotografía - La Técnica Metamórfica

 

 

 

 

 

« Volver